Darnos cuenta de que el día a día y la aburrida rutina nos espera ¡es duro! Es decir, muy a nuestro pesar decimos adiós a nuestro paraíso vacacional con una punzada de melancolía y ansiedad y, saludamos con un gran ¡hola! al síndrome post-vacacional. En...